Luego de empatar 1 a 1 frente al Atlético Mineiro en Belo Horizonte, el equipo conducido por el portugués Abel Ferreira vuelve a clasificarse por segundo año consecutivo para disputar la final de la Copa Libertadores de América.