Con la partida de Messi, el número 10 en el Barcelona estaba vacante y no se conocía quien la iba a portar. Hasta el día de hoy. El encargado de esto será Ansu Fati, nuevamente, alguien surgido de la cantera utilizará ese número.