Desde 2015 el fútbol sala femenino comenzó a reclamarle a la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociación) por la realización de una Copa Mundo, debido a que más de 40 países practican este deporte; más allá de esto la institución sigue sin dar respuestas y además no hay un proyecto para que se realice.