Tras dos torneos sin poder conseguir el título, llegó el momento donde se hicieron fuertes y demostraron el motivo por el que son los números uno del mundo. Ante un gran torneo realizado sin sobresaltos, donde la parte más complicada estuvo en cuartos de final frente a los argentinos siempre competitivos Federico Chingotto y Juan Tello donde ganaron 6-3 /4-6/6-4, consiguieron su quinto trofeo en el año.