top twitter 03top facebook 03top youtube 03top instagram 03

La vicepresidenta en ejercicio tomó la iniactiva y convocó a su sucesora para un encuentro que se celebró este miércoles en el Senado.

El encuentro entre la actual vicepresidenta y su sucesora duró una hora. No hubo foto.

CFK informó que dialogaron sobre "los principales hechos de la gestión", entre los que se destacó el haber conseguido el superávit en la Obra Social del Poder Legislativo y una amplia reducción de empleados de la Cámara, respecto del gobierno anterior. Al salir del Senado, Villaruel declaró que "va a ser una transición ordenada y respetuosa". Uno de los lideres de Revolución Federal, la violenta organización acusada por sus vínculos con el atentado a la expresidenta, fue a apoyar a la vice electa.

Victoria Villaruel ingresó pasadas las 17 por la calle Combate de los Pozos, subió al primer piso del Senado y entró al despacho de la presidencia de la Cámara, el que ocupará a partir del 10 de Diciembre. Fue acompañada por el diputado electo Guillermo Montenegro. Adentro la esperaban CFK y la administrativa del Senado, María Luz Alonso, quién había coordinado el encuentro el día anterior, a pedido de la vicepresidenta. Cristina Kirchner tenía planeado viajar ese mismo día a Nápoles para disertar sobre "La insatisfacción democrática"- el tema que la obsesiona y ya había tratado en la Universidad del Chaco Austral-, pero la derrota electoral del domingo terminó cambiando los planes.

La cumbre entre Cristina Férnandez de Kirchner y Victoria Villaruel fue un gesto de ambas para aportarle un velo de institucionalidad a la enrevesada transición. No hubo foto del encuentro, pero duró una hora y, al finalizar, Villaruel se dirigió a los periodistas: "Va a ser una transición ordenada y respetuosa". Afuera del Senado, mientras tanto, aguardaban varios simpatizantes de la compañera de fórmula de Javier Milei. Entre ellos estaba uno de los líderes de Revolución Federal, Leonardo Sosa, que gritaba: "Te quiero mucho Vicky!".

El objetivo de la reunión fue allanar el camino hacia una transición institucional y que se viera que se estaba trabajando en ese sentido. Al igual que en 2019 -aunque en un clima menos hostil-, cuando Gabriela Michetti la citó a CFK para hacer el traspaso de mando.

El encuentro, sin embargo, se extendió durante casi una hora y, según calificó la propia Villarruel, fue "amable". "Fue una reunión cordial donde hablamos de la transición, que va a ser ordenada y respetuosa. Nos ha explicado el funcionamiento del Senado y los próximos pasos a seguir. Ha sido dentro de lo democrático, de lo cordial, del esfuerzo de ambas partes por tratar de llevar adelante una transición que sea en beneficio del pueblo argentino", aseguró la vicepresidenta electa frente a las decenas de cámaras que la esperaban a la salida. El operativo de seguridad había sido sumamente estricto: nadie se podía acercar a ella ni en la calle -un cordón de seguridad la rodeaba- ni dentro del mismo Palacio, en donde se cerraron todos los pasillos que daban a la oficina de la presidencia del Senado para evitar que la prensa pudiera acceder.

"No nos conocíamos, pudimos conversar, pudimos conocernos. No hubo fotos, pero la ciudadanía tiene que quedarse sumamente tranquila porque vamos a llevar adelante desde LLA y la gestión saliente una transición ordenada en el Poder Legislativo", aseguró Villarruel. Durante el encuentro, ambas dirigentas se encargaron también de coordinar la organización de la Asamblea Legislativa del 10 de diciembre, cuando jurará Milei como presidente, así como la designación de las nuevas autoridades.

Poco después, la propia CFK emitió un comunicado en el que precisó que se conversó sobre "los principales hechos de la gestión", en los que aprovechó para destacar que, durante su presidencia, había logrado un superávit en la Obra Social del Poder Legislativo. Buscando disputarle la bandera del "ajuste de la política", CFK señaló que la Cámara alta cuenta ahora "con una nómina de 400 empleados menos que la gestión anterior".

La realidad es que Villarruel asume la presidencia de un Senado adverso para Milei. LLA solo contará con siete senadores propios, a los que podría sumar otros tres del PRO pero todavía quedaría muy lejos de los 37 que se necesitan para el quórum. El peronismo, mientras tanto, gozará de una primera minoría poderosa, con unos 33 senadores propios -35 si se cuenta a "Camau" Espínola y Edgardo Kueider, quiene todavía integran Unidad Federal-, que podrían bloquear fácilmente la mayoría de las iniciativas del nuevo oficialismo. 

El ojo de LLA estará puesto en los radicales -que habían optado por diferenciarse del pacto Macri-Milei- y, fundamentalmente, en forzar rupturas en el peronismo a fuerza de recursos para las provincias.

 

Otras noticias que te pueden interesar

Omar Maturano: el sindicalista que lidera el paro de trenes

Maturano, jefe del sindicato de maquinistas desde 1994, encabeza el reclamo ferroviario con casi 9000 afiliados y salarios que alcanzan el millón de pesos.

Lluvia torrencial provoca inundaciones en CABA

La lluvia provocó inundaciones en los subtes y demoras en los vuelos.

Los impactantes detalles de la polémica 'entrevista del siglo' de Lady Di

Más de 3.000 correos electrónicos entre la BBC y Martin Bashir, el periodista detrás de la icónica entrevista a Lady Di, se han filtrado, sobre los métodos cuestionables utilizados para obtener la primicia. El escándalo revive con nuevas revelaciones.

Ley ómnibus: Diputados aprobó en general pero el debate continua

Después de intensas jornadas de debate, la Cámara de Diputados respalda en general la Ley Ómnibus propuesta por Javier Milei. Las conversaciones continúan para desbloquear los puntos conflictivos antes de la votación en particular, programada para el martes.

Acceder a la versión anterior