top twitter 03top facebook 03top youtube 03top instagram 03

Corría el año 1981, y se conocía la curiosa muerte del que para muchos fué el mejor cantante del género Reggae de la historia.

Una de las cosas que siempre trató de promover en su rol de revolucionario, cantante y compositor fue un mensaje de “free love” y un particular amor por el cannabis. Se sabe que Bob llevó una vida vertiginosa. Pero jamás se creería que su muerte esta tan relacionada con su vida y su manera de llegar a las masas y más específicamente a los jóvenes.

La causa del fallecimiento, por lo menos médica, es que Bob murió de un melanoma en su dedo del pie, según dicen, causado por un pisotón jugando al fútbol. El dolor fue tal, que tuvo que hacerse estudios,en el cual le dieron el diagnóstico fatal. Algo que no parece estar relacionado ni por asomo con su rol en el mundo. 

Demos un poco de contexto, Bob seguía la religión rastafari en la cual, no se puede hacer ningún tipo de cambio en el cuerpo de la persona, debido a que va en contra de los lineamientos que tienen que ver con la naturaleza humana.

Por otro lado, ya para el momento de su muerte Bob era utilizado por partidos políticos para llevar ese mensaje de “amor” y sectorizar a las masas, cosa de la que no estaba orgulloso.

Además, alguien tan poderoso con la palabra, como para hacer giras alrededor del mundo y dar un mensaje de amor y paz en un momento cargado de guerras y posicionamiento político no convenian para las políticas de nuestro amigo del norte. Estados Unidos.

Entonces repasemos, tenemos un gran compositor, revolucionario, que promueve el amor, sin bandera política, que movía masas y más específicamente jóvenes. Era el cartel político perfecto.

Pero había un problema, como muchas personas en su posición tienen dos opciones, acatar la orden del poder de turno o ser disidente y no hacerlo.

Si bien el melanoma o “cáncer” fue real, lo que es raro es que alguien que tuvo padres con buena salud, afrodescendiente y joven (36 años) muriera por esta causa, más todavía si la mejor forma de salvarse era solo amputándose su dedo. Cosa que por religión jamás hizo. Hay muchas teorías conspirativas y todas son solo eso, historias. Sin embargo, hace algunos años, un ex CIA retirado admitió ser enviado específicamente para colocarle un tipo de enfermedad en forma de aguja, escabullirse en su casa y meterla dentro de sus zapatillas para jugar fútbol. Ya la historia se torna más real y pasa a ser preocupante.

Lo que sí se sabe es que Bob murió hace ya 42 años y una vez más el intento de manejar a la masas por parte de los gobiernos más poderosos del mundo, siempre están por encima de cualquier acto de amor e incluso de una persona que sólo hacia música. Bob es, fue y será el mejor cantante de reggae no solo por su amor y compromiso con la música, sino porque no vendió sus ideales y su final fue como el de muchos revolucionarios, asesinado.

Free love for every one.

Acceder a la versión anterior