Tras el incidente en Monza que pudo haber terminado en una tragedia, el británico y el neerlandés se encontraron en Sochi e intercambiaron frases picantes e ironías.