El hecho se produjo el último domingo al mediodía previo al partido del Naranja frente a Central Córdoba de Rosario. Fue un enfrentamiento con armas de fuego antes del partido a disputarse ese mismo día, la policía piensa que se debió a los intereses que defienden cada uno con respecto al retorno de los hinchas al fútbol argentino, sumado al negocio de las pintadas políticas para las elecciones. Si bien la contienda fue violenta, no se reportaron heridos oficiales de balas.