Hay momentos de la vida que uno se pregunta... ¿Por qué me pasan a mí? Situaciones duras donde en el momento es difícil encontrar una salida rápida, donde se nubla la mirada al horizonte y se empiezan a poner en duda sueños que quizás estaban cerca de cumplirse. Esta historia nos demuestra que no hay que dejar de intentar lo que uno quiere, aunque sea muy difícil.