Es la primera película de Marvel que, desde la pandemia, cuenta con todos los lujos de un estreno Hollywoodiense.